“ES ESENCIAL PROTEGER AL ALERTADOR QUE ACTÚA DE BUENA FE”